El Administrador de Fincas debe ser como la mujer del césar

¿Cómo debe ser el Administrador de Fincas? Como la mujer del césar,  el Administrador de Fincas ha de ser honrado, y además parecerlo. Quiere esto decir que, además de administrar sus comunidades de propietarios con total transparencia, también debe ser intachable en sus relaciones con la sociedad y con los compañeros, y lo mismo que no imputará a una comunidad los gastos que correspondan a otra, tampoco actuará como un profesional tóxico que intenta arrebatar comunidades a un compañero, ni se apropiará de acciones y publicaciones de otro, haciéndolas pasar por propias. Sobre los administradores tóxicos ya escribió mi compañera Maribel Orellana hace unos días, y sobre los copistas y plagiarios me toca hacerlo a mí ahora.

 

Viene todo esto a cuento porque varias entradas de este blog han sido objeto de un plagio descarado. No puedo decir que me haya sorprendido, porque hace dos años me vi en la obligación de denunciar públicamente que doce periódicos del grupo editorial Prensa Ibérica habían publicado como propio un artículo mío, sin firma, y con el título cambiado (véanse los post Nos plagian, luego interesamos  y La sabiduría de rectificar). Al fin y al cabo, la popularidad de Internet como medio de difusión, lleva consigo la facilidad de usuarios sin escrúpulos para apropiarse de contenido ajeno, sin más que hacer uso del “corta y pega”.

 

Según el Diccionario de la Real Academia Española, plagiar es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. De acuerdo con esta definición, a continuación presentamos algunos ejemplos de esta conducta en nuestro pequeño mundo de comunidades de propietarios y administradores de fincas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.